Cart 0
¡Sin Dinero! (Spanish)

¡Sin Dinero! (Spanish)

$0.00

Puede ser que sin dinero no sea posible conseguir el alimento, habitación, educación ni transportación y sin embargo aquello que es más codiciable y de más importancia que éstos es absolutamente gratis.

Indubitablemente es concedidio que en nuestra vida la salvación de Dios vale más que todas las demás cosas. Pues aunque le costara a Dios un precio infinito, esta salvación ha sido provista cual don gratuito para el hombre. Esto es evidente según las palabras del Apóstol Pedro a Simón: “Tu dinero perezca contigo, que piensas que el don de Dios se gane por dinero” (Los Hechos 8:20) . “Ni el rico es de el mas respetado que el pobre”; “¿Hará él estima de tus riquezas, ni, ni del oro, ni de todos las fuerzas del poder?” (Job 34:19; 36:19). Y se consigue esta salvación, no solamente “sin dinero,” sino:

¡SIN PRECIO!
Aunque haya personas prontas para admitir, que es imposible comprar con dinero, la salvación de Dios, éstas, sin embargo, insisten en que hay que pagar en alguna forma por ella. A todas estas personas, la siguiente cita de la Palabra de Dios les debiera aclarar que la salvación es sin precio: “Siendo justificados gratuitamente por su gracia, por la redención que es en Cristo Jesús” (Rom. 3:24). “Justificado gratuitamente” significa de gracia, voluntaria y sin prueba; y “por su gracia” significa sin mérito y de balde a aquel que no merece sino el castigo.

El Señor JesuCristo pagó el precio de la salvación. “El se dió a sí mismo por nuestros pecados” (Gál. 1:4). “El Hijo de Dios me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gál. 2:20). Debido a que El pagó el precio — Su Preciosa Sangre — no nos queda ningún precio que pagar. Somos justificados “gratuitamente” y “por su gracia.” Además, esta salvación se consigue:

“SIN OBRAS”
Casi a todos les es difícil creer que la salvación no depende de las “buenas obras.” Aparentemente están persuadidos de que no se la puede comprar de ninguna manera, pero, no obstante, ellos quisieran poder ganarla por sus esfuerzos. A éstos les conviene considerar los pasajes siguientes: “No por obras para que nadie se gloríe”; “Empero al que obra no se le cuenta el salario pero, sino por deuda. Mas al que no obra, pero cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.” “Quien nos salvó y llamó con vocación santa, no conforme á nuestras obras, mas según el el intento suyo y gracia, la cual dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos,” “No por obras de justicia que habianos hecho nosotros, mas por su misericordia, nos el lavacro de la regeneración y de la renovación del Espíritu Santo,” “Asi, que, el hombre justificado por fe sin las obras de la ley.” (Rom. 4:4, 5; 2 Tim. 1:9; Tito 3:5; Rom. 3:28).

Al creer la palabra de Verdad, el Evangelio de nuestra salvación, el creyente recibirá al Espíritu Santo. Posesionado de El, el creyente podrá ser “celoso de buenas obras” (Tito 2:14), “procurar gobernarse en buenas obras” (Tito 3 :8) y “practicar buenas obras las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas” (Efe. 2:10). Pero no se imagine que estos esfuerzos sean para ganarse la salvación. La salvación nos es dada “sin obras” y toda persona ya salva debe ser celosa de buenas obras — no para ser salvada, sino porque ya lo es Sobretodo la salvación se consigue:

¡SIN DEMORA!
A muchos les es muy difícil creer que la salvación se obtiene ahora, sin aguardarla. Vacilan y temen que no la puedan recibir hasta que no se hayan mejorado o experimentado ciertos sentimientos o éxtasis. Estos imaginan que necesitan esperar hasta que venga una oportunidad más conveniente.

Todos éstos deberían tener gusto al saber que Las Sagradas Escrituras declaran: “He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salud:” (2 Cor. 6:2). Para ser salvo, no es necesario demorar otro momento. El momento presente es suyo, “Cree en el Señor JesuCristo y serás salvo” (Los Hechos 16:31). “Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones” (Heb. 3:15).

Lector mío, ¿ no quisiera Ud. recibir la salvación de Dios, sin dinero, sin precio, sin obras y sin demora?



More from this collection