Cart 0
La Gallina Panchita (Spanish)

La Gallina Panchita (Spanish)

$0.00

Luchito recibió un regale bien lindo para su cumpleaños. Fue una pollita amarilla que su tío Carlos, le regaló. El niño le puso el nombre de Panchita a la pollita. Durante dos años Luchito se divirtió mucho con ella. Pronto llegó a ser una gallina. ¡Qué alegría tan grande sintió él, cuando su gallina puso el primer huevo!

Un día Luchito echó de menos a Panchita. A pesar de llamarla una y otra vez y buscarla por todas partes no la podía encontrar. Ya se iba camino a su casa cuando de repente oyó un ruido que creyó haber sido causado por la Panchita. Volvió a buscarla con mucho cuidado y entre unas yerbas bastantes altas vio unas plumas de color de su gallina. Se acercó Luchito cuanto pudo a dicho lugar, y al ver que allí estaba Panchita exclamó: Panchita, ¡cuánto tiempo! te he buscado por todas partes!

La gallina había hecho un nido allá para no ser molestada, y había diez huevos blanquitos. La Panchita permanecío allí echada sobre los huevos tres semanas y entonces Luchito la visitó y con mucho cuidado levantó a la gallina y no pudo menos que lanzar una exclamacíon de alegría al ver el primer pollito que había salido del cáscarón, y la mayor parte de los otros huevos estaban picados. Al día siguiente la madre tenía diez pollitos amarillos muy lindos. A la mañana siguiente un vecino de Luchito que no sabía que la gallina tenía su nido en aquellas yerbas, pandió fuego a las mismas. ¡Pobre gallinita! Con gran desesperación corría y llamaba a sus polluelos para salvarlos. Ella podía haber salido corriendo y haberse salvado, pero rehusó hacer esto. En vez de pensar en salvarse ella, lo que hizo fue recoger a sus polluelos y cubrirlos con sus alas. lnmediatamente el fuego pasó por encima de ella quemándola por completo y arrebatándole la vida, pero sin quemar a ninguno de sus pollitos.

¡Qué amor tan grande mostró aquella madre por sus hijitos! Ella o sus pollitos podían salvarse, pero la una o los otros tenían que morir.

De la misma manera que aquella gallina sacrificó su vida por salvar a sus pollitos nuestro Señor Jesucristo se sacrificó a Sí mismo por salvar a todos los niños. ¿De qué? De sus pecados porque la Biblia dice en Ecl. 7:20. Ciertamente no hay hombre (niño o nina) justo en la tierra, que haga bien y NUNCA peque. Así Dios dice que tú has pecado. ¿Y qué es pecado? Mentir, ser orgulloso, pelear, enojarse, desobedecer, robar (aún cosas pequeñas), decir disparate, pensar en cosas malas o cualquier maldad que tú has hecho. ¿Entonces puedes tú quitarte los pecados que has cometido? No. Tú no puedes. Efesios 2:8,9. Porque por gracia sois salvos (limpios) por la fe; y esto no de vosotros, pues es don (regalo) de Dios. No por obras (portarte bien), para que nadie se gloríe. ¿Quién puede quitarte tus pecados y El quiere hacerlo. Rom. 10:13. Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Ahora tal como estás con tus pecados estás perdido. ¿Tú quieres que Dios te salve y limpie de tus pecados? Di esta oración ahora mismo de corazón: (Dios amante. Yo reconozco que soy pecador. Sálvame y límpiame en este instante. Gracias. Yo sé que Cristo dio Su vida por mis maldades y ahora soy salvo por aquel sacrificio. En el sombre de Jesús. Amén).

Recuerda, hijito, que Dios nos amó mucho más que la gallina Panchita, que dio su vide para salvar sus polluelos. Romanos 5:8. Mas Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Si tú has hecho esta oración debes firmar abajo recordando esta fecha tan importante.

Nombre

Fecha

l Juan 5:12. El que tiene al Hijo, tiene la vida. Ahora tú tienes vide eterna.

Spanish The Mother Hen



More from this collection