Cart 0
Don Huevito se Accidentó (Spanish)

Don Huevito se Accidentó (Spanish)

$0.00

El está bien de salud y alegre junto con su compañero, el pajarito. Ellos son buenos amigos y paean todo el tiempo felices. Cantan, dan carreras, charlan. En fin, gozan bastante. Pero un día pasó algo muy triste a don Huevito. ¡Se cayó de una moralla y se quebró quedando en tan malas condiciones que no podía jugar, ni hacer nada como antes! ¡Fijate! Su amigo, el pajarito, se puso muy triste y procuraba hacer todo lo que era posible para ayudarle a sanarse pero no podía. ¡Qué lástima! ¿No es cierto, niño?

Menos mal que esto que pasó no es verdad. Es solamente un cuento de don Huevito. Pero sí, puede servirte si piensas en él un poco. Dios quiere que tú veas que tu corazón está en mal estado también. Esto es más serio que el estado en que se encontraba don Huevito porque tú has pecado haciendo cosas que no debieras haber hecho. Rom. 3:23. Por quanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. Otras enseñanzas que don Huevito quiere darte es que él no podía sanarse y tú tampoco puedes limpiar tú corazón procurando portarte bien. Aun que, por supuesto, es bueno agradar a Dios en todo. La conducta buena no salva a nadie. Ef. 2:8,9. Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don (regalo) de Dios: No por obras, para que nadie se gloríe. Dios dice que no podemos limpiar nuestros corazones haciendo cosas buenas. Solamente Cristo lo puede hacer. El puede salvar a los niños y a todos del castigo de sus pecados. El es quien da perdón cambiando su mal estado por uno que Le sirva y Le alabe. Hechos 4:12. Y en ningún otro hay salud: porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado á los hombres, en que podamos ser salvos. El pajarito buscaba alguien para que salvara a don Huevito pero no encontró a nadie que pudiera ayudarle.

Dios te ama muchísimo y El mandó a Su Hijo, Jesucristo, a esta tierra y El tomó tu lugar en la Cruz para poder rescatarte de la mano de Satanás. ¿Quiéres ser rescatado del peligro en que estás y ser preparado para ir al cielo algún día? Ef. 1:7. En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados por las riquezas de su gracia. Esta preciosa sangre que El derramó en la Cruz lavará tu corazón y alma en el momento que te arrepientas de lo malo que has hecho y ores la siguiente oración: Dios Santo, me arrepiento de mis pecados. Límpiame con Tu sangre, por haber pagado el precio de mi castigo en una dura Cruz. Sálvame en este momento. Yo Te acepto como mi Salvador. En el nombre de El. Amén.

Ahora, si oraste de corazón, tú eres hijo de Dios y como tal puedes ir al cielo algún día. Eres salvo, limpio y una nueva criatura en Cristo. 2 Cor 5:17. De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es Las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Para no olvidar este día tan importante en tu vida, ¿por qué no firmas abajo tú nombre y la fecha?

Nombre

Fecha

¡Guarda este papel, querido niño, y que Dios te bendiga!

Spanish My Egg had an Accident



More from this collection